Tasa de interés. ¿Qué es? ¿Por qué se cobra?

Tasa de interés. ¿Qué es? ¿Por qué se cobra?

En este artículo de Mango te explicamos sencilla y brevemente que es la tasa de interés y por qué se cobra.

La tasa de interés es el dinero que un acreedor cobra a quien solicita un préstamo. Es un porcentaje del crédito o préstamo que se ha requerido y que el deudor deberá pagar a quien le presta.

En pocas palabras, es el precio por el uso del dinero. No es fijo, se modifica de acuerdo a las variables económicas y financieras de un país, a los plazos del préstamo, a la garantía y comportamiento financiero del que solicita el préstamo.

Desde Mango te explicamos por qué se cobra la tasa de interés.

Hay un interés simple (un único monto por todo el préstamo); y el compuesto (se calcula según el tiempo de duración del préstamo que puede ser semanal, mensual, anual).

Las tasas de interés influyen en la dinámica de la economí­a de un paí­s. Cuando el interés es bajo contribuye al crecimiento económico. Impacta directamente en el aumento de la demanda de productos activando el consumo, aunque pueden generar un desequilibrio entre ambos factores.

En países con inestabilidad económica, difícilmente ofrezcan tasas de interés bajas. Esto se debe a que el que da el préstamo calcula el monto de interés en base al riesgo que asume. En la Argentina, donde la inflación anual es muy alta, es prácticamente imposible obtener un préstamo con tasa de interés baja.

Así y todo, en Mango percibimos que la población acude a préstamos principalmente para solucionar temas urgentes, como arreglos del hogar, del automóvil, compras de indumentaria, temas médicos, entre otros.

Desde Mango te aconsejamos que siempre antes de sacar un préstamo, leas la letra chica del contrato y analices si podrás hacer frente a la cuota. No es bueno caer en el sobreendeudamiento que es cuando se debe pedir un préstamo para hacer frente a otro que aún está vigente.

Mango es tu aliado para que puedas concretar tus sueños. Es bueno solicitar un préstamo para concretar un sueño o pagar un gasto imprevisto, no para pagar deudas. Siempre, antes de solicitar un préstamo, analizá si podés pagarlo. Incluí la cuota dentro de tu agenda de gastos.

Compartí este post con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin