¿Ahorrar o invertir?

 

Pregunta con difícil respuesta. La tendencia es al ahorro más que a la inversión, principalmente porque se siente mayor seguridad resguardando el dinero en dólares, moneda que desde hace décadas se ha convertido en el refugio por excelencia para quienes tienen posibilidad de guardar parte de su ingreso.

Para invertir es necesario tener conocimientos básicos de finanzas y mercados, contar con un asesor financiero. Es una excelente opción pero tenés que tener claro que al poner a trabajar tu dinero no lo tendrás disponible en el momento. Por lo general, si invertís tenés que pensar que no contarás con ese efectivo por unos meses. Por ello es importante que tengas esto en cuenta porque pueden surgirte imprevistos y es bueno siempre contar con una reserva para cubrirlos.

Ahorrar implica guardar una parte de tus ingresos. Invertir significa poner a trabajar los ahorros.

Si decidís ahorrar, no gastas tu dinero hoy y  lo guardas para hacer frente a compras o necesidades futuras. Podrás utilizarlo para diversos fines como: vacaciones, compra de bienes duraderos como un lote, un medio de transporte o hacer frente a posibles imprevistos. Tené claro que es una buena opción el ahorro, pero no multiplicarás el dinero.

Si optas por invertir el dinero, implica ponerlo a trabajar. Con conocimiento, tanto tuyo como con la ayuda de un asesor, tus recursos crecerán. No pierdas de vista que, para ver reflejados buenos resultados, debes pensar en plazos de 6 meses como mínimo.

Cuando invertís, tu dinero ingresa a la economía para que otras personas que lo necesitan lo utilicen. Como beneficio, obtenés tu ganancia cuando te es devuelto.  

Es decir, las inversiones te permiten obtener beneficios a partir de un recurso que podés mantener sin uso por un tiempo. A través del ahorro acumulás dinero durante el tiempo que creas oportuno para reunir la cifra necesaria para cumplir tus objetivos.

 

Conclusión: El conocimiento de temas esenciales de economía, es necesario para que puedas cuidar tus ingresos, y mantener organizada tu economía.

 

Mango es tu aliado para que puedas concretar tus sueños. Es bueno solicitar un préstamo para concretar un sueño o pagar un gasto imprevisto, no para pagar deudas. Siempre, antes de solicitar un préstamo, analiza si puedes pagarlo. Incluye la cuota dentro de tu agenda de gastos.

En Mango podés solicitar hasta $200.000 en menos de 15 minutos haciendo clic acá.